Al margen de la radio generalista, si hay un género radiofónico que me apasiona es el de la radio musical. Un género que ha ido desvirtuándose con el paso del tiempo, debido a las estrategias de las grandes cadenas musicales de radiofórmula. Y también al gran cambio de la industria discográfica por la irrupción de las plataformas de streaming musical.

Ha habido prescriptores de todos los tiempos. Uno de los más conocidos es el gran Joaquín Luqui, con el que los oyentes se enteraban de las últimas novedades musicales o de los nuevos grupos del panorama nacional e internacional; o Zane Lowe, exlocutor de la BBC que encabezó el nacimiento de Beats1, la emisora global por streaming de Apple Music.

Todos ellos tienen algo en común, la pasión por la radio y por la música. La radiofórmula me permite comunicar de una forma especial todo el poder de la música. Elegir la canción que el oyente quiere escuchar en un momento concreto es la mayor satisfacción que la radio musical puede dar. No solo para el oyente, sino también para el prescriptor.

Inicios

Luis Miguel Pedrero en su libro La radio musical en España: historia y análisis” introducía el género musical así:

De la natural idoneidad de la música como contenido programático e incluso como elemento sustancial del lenguaje radiofónico da buena prueba el hecho de que una de las principales aplicaciones que se le supusieron al medio hertziano, recién descubiertas sus posibilidades añadidas a la función de alternativa a la telegrafía, fue precisamente la de suministrar audiciones aun público deseoso de escucharlas en su propio hogar. De este modo se asentó a principios del siglo XX la acepción de la radio como “caja de música”, traducida entonces en los intentos experimentales de transmisión de recitales y conciertos, y que décadas después se vería plasmada en la especialización radiofónica musical.

Play Music Radio Show (2014)

Máxima FM (2013)

*Este audio es una demo que no ha sido emitido
40 principales (2012)

*Este audio es una demo que no ha sido emitido